Realizar un viraje de 180 grados

Realizar un viraje de 180 grados

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Sin categoría
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La apertura petrolera es la vía. Son varios los factores que en mi opinión hacen que el Gobierno tenga que tomar la senda de la apertura para poder emprender un verdadero cambio

Con la subida de los precios del crudo provocada por la guerra en Ucrania y la decisión estadounidense de prohibir la importación de petróleo y gas ruso, urge encontrar otras fuentes de abastecimiento. Representantes del Gobierno del Presidente Biden habrían propuesto que Venezuela suministre al menos una parte de las exportaciones de petróleo a Estados Unidos como parte de cualquier acuerdo para aliviar las sanciones comerciales a la industria petrolera venezolana.

Venezuela ha estado bajo sanciones petroleras de Estados Unidos desde 2019 y podría exportar petróleo a ese país si se levantan esas restricciones. Chevron Corp, productor de petróleo estadounidense que sigue operando en Venezuela dentro del esquema de empresas mixtas, podría ser el primer beneficiario si se llega a un acuerdo con la administración de Maduro. A esta petrolera se le ha prohibido el envío de crudo venezolano, producido por sus negocios en sociedad con PDVSA, desde 2020 y ha realizado lobby para anular tal prohibición.

La complicada situación económica que sufre Venezuela coloca al gobierno y a sus ciudadanos bajo una encrucijada. ¿Qué vía tomar? ¿Qué debemos hacer? En nuestro caso, cualquier solución efectiva a los problemas económicos y sociales pasa primeramente por la industria petrolera. En economía las realidades y eventos van más allá de las ideologías, ya sean estas socialistas o capitalistas. La economía tiene sus propias leyes y causes; y cuando se les trata de desviar fuera de esa lógica y dinámica económica, los agentes económicos y los consumidores reaccionan a sus estímulos, acciones y expectativas.

La apertura petrolera es la vía. Son varios los factores que en mi opinión hacen que el Gobierno tenga que tomar la senda de la apertura para poder emprender un verdadero cambio. La crisis económica generalizada que vive el país se debe al agotamiento del modelo de desarrollo interno, que se puso en práctica desde el comienzo de la actividad petrolera. Los planes de desarrollo del país se han basado, históricamente en el gasto público obtenido por el ingreso fiscal producto de la venta del petróleo. Entre los factores externos tenemos: los cambios mundiales que se manifiestan por las tendencias de la globalización y los cambios en el mercado petrolero El petróleo es una de las principales fuentes de energía para el sistema industrial moderno. La utilización del petróleo y sus derivados es determinada por su relativo menor costo en comparación con otras fuentes de energía como la eléctrica, nuclear, solar, etc., convirtiéndose en la principal fuente de energía utilizada. La demanda mundial de petróleo se orienta, principalmente, hacia consumo de crudos livianos y medianos, mientras que los crudos pesados y extra pesados son menos atractivos debido al alto costo de refinación.

A pesar que Venezuela es uno de los países con mayores reservas de hidrocarburos del mundo, la composición de sus reservas es de crudos de baja calidad (pesados y extra pesados) que requieren mejoramiento para hacerlos más livianos. PDVSA para ello requiere de inmensas inversiones y tecnologías de punta de las cuales hoy se han visto reducidas por una baja disposición de capital necesario para las inversiones de la industria a mediano y largo plazo, lo que ha resultado en una caída gigantesca en la producción. En consecuencia, la apertura debe llevar a un cambio de la orientación netamente rentista, vendedora de una materia prima transable, a una de inclinación marcadamente industrial, generadora de ingresos fiscales a través de un proceso complejo de exploración, producción, refinación, comercialización y ventas de petróleo y productos derivados con un alto grado de valor agregado y de elaboración en Venezuela.

La apertura petrolera, debe significar la inclusión de la inversión privada extranjera y nacional en segmento aguas arriba (exploración/producción) y aguas abajo en la Industria petrolera, petroquímica y del gas, así como en la generación de energía eléctrica en todas sus fases: generación y distribución. El gran reto consiste ahora, no sólo en abrir la actividad petrolera para permitir la participación de capitales privados extranjeros, sino también en crear las bases de una economía que se desarrolle por la vía de la integración plena de la industria con la sociedad y el sector productivo nacional.

Una gran oportunidad que no se puede dejar pasar

La oportunidad de restablecer la relación comercial con los Estados Unidos, y en la búsqueda de poder negociar y buscar algún esquema que permita la liquidación de Citgo es una oportunidad de oro para el país. La relación con las más importantes empresas de energía de los Estados Unidos y Europa es fundamental para poder obtener no solo las cuantiosas inversiones requeridas que PDVSA ni el Estado posee actualmente, sino la tecnología y equipos requeridas para posicionarse como un player importante del mundo de la energía.

Recomendaciones de la Asociación Venezolana de Hidrocarburos (AVH)

La Asociación Venezolana de Hidrocarburos (AVH) es la organización que agrupa a las empresas transnacionales que son socias de Petróleos de Venezuela (PDVSA) en empresas mixtas, la cual presentó cinco propuestas para recuperar la producción de crudo y gas natural partiendo que la carga fiscal que existe en el país está entre las más elevadas del mundo: alcanza 91% la tasa del llamado government take o la cantidad total de ingresos que el gobierno recibe de la producción, que incluye impuestos, regalías y participación accionaria. Por ello, una de las principales peticiones es la reducción de la tasa de regalía del nivel actual de 30% a una tasa de 16,67% y que la de gas natural que está en 20% baje a 10% y que se considere definitivamente la eliminación de los llamados tributos sombras (ganancias súbitas, contribuciones parafiscales y limite el cobro de impuestos municipales)

También la AVH propone la exoneración de impuesto sobre la renta en inversiones y de aranceles e IVA para la importación de bienes de capital, el Seniat reactive el otorgamiento de los Certificados Especiales de Reintegro Tributario (CERT) y que se adopte un régimen de pago fiscal variable en función del tipo de crudo.
“Venezuela posee uno de los regímenes fiscales más altos y desestimulantes. Por eso se debe formular un régimen que permita atraer efectivamente la inversión privada tomando en cuenta las tendencias internacionales modernas de la tributación”, señala la AVHI.
El objetivo sería lograr un modelo óptimo de evaluación económica de las empresas mixtas y también de las licencias de gas que sea eficiente, rentable, sustentable, competitivo que responda a estándares internacionales, que sea capaz de atraer inversión privada nacional y extranjera.

El reto será romper con los paradigmas de Estado paternalista y dueño único de los recursos naturales y su explotación y distribuidor de renta. Llego el momento de cambiar el modelo económico.

Deja una respuesta